Revelan restos de infantes bajo piedras de dragón funerarios de la Edad de Bronce

En un significativo hallazgo arqueológico en Lchashen, Armenia, científicos internacionales han exhumado los restos de dos infantes bajo una estela prehistórica de basalto, llamada piedra de dragón, datada del siglo XVI a.C.  Este descubrimiento, que podría redefinir las prácticas funerarias de la Edad de Bronce en el Cáucaso, se destaca por la excepcional conservación de […]
La entrada Revelan restos de infantes bajo piedras de dragón funerarios de la Edad de Bronce se publicó primero en Soy Nueva Prensa Digital. En un significativo hallazgo arqueológico en Lchashen, Armenia, científicos internacionales han exhumado los restos de dos infantes bajo una estela prehistórica de basalto, llamada piedra de dragón, datada del siglo XVI a.C.  Este descubrimiento, que podría redefinir las prácticas funerarias de la Edad de Bronce en el Cáucaso, se destaca por la excepcional conservación de
La entrada Revelan restos de infantes bajo piedras de dragón funerarios de la Edad de Bronce se publicó primero en Soy Nueva Prensa Digital.  

Las piedras de dragón, o Vishapakar, son monolitos trazados con figuras animales

En un significativo hallazgo arqueológico en Lchashen, Armenia, científicos internacionales han exhumado los restos de dos infantes bajo una estela prehistórica de basalto, llamada piedra de dragón, datada del siglo XVI a.C. 

Este descubrimiento, que podría redefinir las prácticas funerarias de la Edad de Bronce en el Cáucaso, se destaca por la excepcional conservación de los restos y la revelación de datos genéticos.

Las piedras de dragón, o Vishapakar, son monolitos con figuras animales, típicos de Armenia y zonas aledañas, que capturaron el interés arqueológico por su enigmática iconografía y su uso continuo a través del tiempo. 

La asociación directa de un entierro con una piedra de dragón es un evento sin precedentes en la región, sugiriendo un posible valor ritual o simbólico aún por descifrar.

Los estudios de ADN antiguo indican que los infantes, de entre 0 y 2 meses de edad, eran familiares cercanos con secuencias mitocondriales idénticas, y comparten perfiles genéticos con otros individuos de la Edad del Bronce del área, aportando información crucial con respecto a la composición genética de las comunidades antiguas del Cáucaso.

El hecho plantea la hipótesis de que las piedras de dragón podrían haber servido para fines funerarios o rituales, más allá de su función decorativa o conmemorativa. 

Los restos infantiles debajo de tales monumentos invitan a reflexionar sobre las costumbres funerarias y las creencias en torno a la muerte en la sociedad de la Edad del Bronce armenia.

La investigación la realizó un consorcio internacional de expertos de instituciones renombradas, incluyendo la Academia Nacional de Ciencias de Armenia, la Universidad de Copenhague, el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, entre otras.

¡Síguenos en nuestras redes sociales y descargar la app!

 Ciencia archivos – Soy Nueva Prensa Digital

By

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like